Muchos de los aceites de doTERRA tienen certificación ecológica, otros ECOCERT y algunos no tienen certificación. Esto se debe a que nos abastecemos en muchos países en desarrollo. Los requisitos de certificación y la disponibilidad varían de un país a otro. Algunos países ni siquiera tienen ofertas de certificación.
Cuando decimos que nuestros aceites son mejores que los ecológicos, es porque tenemos la capacidad de ver hasta el más mínimo ingrediente en cada lote de aceite. Si hay algo en el aceite esencial que no se haya producido de forma natural en la planta sin nada añadido, se rechaza. Eso es lo que me encanta de nuestro proceso Certificado de Grado Puro Probado. Trabajamos con los mejores científicos analíticos del mundo: ¡no se les escapa nada!

El valor de un aceite esencial se deriva de algo más que de su química individual. Cómo se desarrolla esa química y hasta qué punto se desarrolla dentro de la planta son otras consideraciones importantes. Además, los procesos de fabricación a veces pueden mejorar o reducir componentes químicos sutiles pero críticos, necesarios para obtener beneficios óptimos para la salud. Para doTERRA, no es un solo experto o un proceso singular el que determina las mejores prácticas de calidad, sino un esfuerzo cooperativo polifacético que incluye a expertos que trabajan juntos para obtener los mejores resultados posibles. Este enfoque único y distintivo permite sistemáticamente a doTERRA ofrecer una calidad y unos beneficios incomparables en nuestros aceites esenciales.

Los componentes químicos de un aceite esencial son análogos a los macronutrientes de los alimentos. Del mismo modo que la composición en fructosa (azúcar) de un plátano proporciona energía instantánea y tiene efectos metabólicos específicos, un aceite esencial rico en Limoneno puede proporcionar un potente impulso a tu sistema inmunitario. Los componentes químicos de un aceite determinan sus beneficios potenciales, qué metabolitos producirá y las mejores formas de aplicación.
Los químicos han identificado hasta ahora más de 3.000 moléculas diferentes en los aceites esenciales. Cada uno de estos compuestos de átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno tiene sus propias propiedades. Estos compuestos se clasifican según su composición química, que se refiere a su función y actividad fisiológica. Los aceites ricos en terpenos (terminados en “-eno”) tienen propiedades diferentes de los ricos en alcoholes hidroxilados (terminados en “-ol”) o fenoles o ésteres y, por tanto, son adecuados para fines distintos. Familiarizarse con los componentes químicos de los aceites esenciales permite a cualquier usuario practicar la aromaterapia de forma más segura y eficaz.

Un aceite base es una sustancia de base lipídica que se utiliza para diluir los aceites esenciales.
Los aceites base más populares son los aceites vegetales puros, como el de semilla de uva, aguacate y almendras; sin embargo, los aceites base más fáciles de conseguir pueden ponerse rancios con bastante rapidez. Prefiero el aceite de coco fraccionado porque es estable a todas las temperaturas y en todos los entornos. Además, no es aromático, por lo que no altera las propiedades aromáticas de los aceites esenciales. Muchas personas creen erróneamente que utilizar aceites base reduce de algún modo la eficacia del aceite esencial, cuando en realidad diluir los aceites tiene muchas ventajas. La dilución aumenta la superficie de absorción, mejora la absorción por la piel seca y previene las sensibilidades. Nunca está de más diluir, sobre todo cuando se utilizan aceites con una química más potente. Determinar cuándo y cómo diluir es una decisión personal que debe basarse en las preferencias de uso, la química del aceite y la sensibilidad personal.

Para muchos, el valor de los aceites esenciales se comprende y valida mediante el uso personal. Puede que no sea cuestión de qué aceite utilizar, sino de determinar cómo y cuánto aceite utilizar. Los tres métodos principales de uso incluyen la aplicación aromática, tópica (sobre la piel) e interna, todas ellas con un beneficio documentado. Las preferencias individuales y la experiencia te ayudarán a seleccionar el método de aplicación más adecuado para satisfacer tus necesidades personales. Aunque los modelos de uso pueden variar, he descubierto que la aplicación constante es la más eficaz. Recomiendo utilizar los aceites esenciales en cantidades más pequeñas y con más frecuencia a lo largo del día, en lugar de esporádicamente en grandes cantidades. La constancia en el uso ayudará a asegurar un efecto duradero y que garantice el máximo beneficio.

Existe mucha información sobre los aceites esenciales y su actividad biológica en el organismo. Sabemos más que nunca sobre los mecanismos fisiológicos de los aceites esenciales. Sabemos que los aceites esenciales son liposolubles y, por tanto, fácilmente absorbibles por el tejido cutáneo y la mucosa. La seguridad y eficacia de cada método de aplicación está bien validada por pruebas científicas. A la hora de determinar cómo aplicar un aceite esencial, es importante utilizar los aceites en un contexto que resulte cómodo para el usuario. Aunque los efectos pueden ser menos pronunciados con determinados métodos de aplicación, cada método de aplicación tiene poderosos beneficios, tanto a nivel local como sistémico.

Es un error común suponer que cuando utilizamos aceites esenciales, sólo podemos afectar al cuerpo o a la mente, pero no a ambos. En realidad, cuando afectamos a un sistema del cuerpo, los efectos se extienden sistémicamente. El sistema límbico, también conocido como el centro de control emocional del cuerpo, es crucial cuando se trata del aroma, porque se ve influido muy fácilmente por nuestro entorno. Lo que probamos, lo que vemos, lo que oímos y, sobre todo, lo que olemos influye en este sistema. Parte del sistema límbico es el hipotálamo, que además de regular el sistema límbico tiene vínculos directos con la estimulación neuroquímica de todo el cuerpo. Así que si inhalamos el aroma de la lavanda, no sólo calmará nuestro estado de ánimo, sino que beneficiará a todo el cuerpo. Con diferencia, la forma más rápida de beneficiarse de los efectos de los aceites esenciales es utilizarlos aromáticamente, pero independientemente de cómo apliquemos los aceites, los efectos serán de gran alcance.

Una gran ventaja de los aceites esenciales es que son seguros y eficaces en todas las etapas de la vida, incluido el embarazo. Debido a la naturaleza suave y no irritante de muchos aceites esenciales, pueden utilizarse con confianza en este momento. Una consideración importante durante el embarazo es apoyar la función saludable de todo el cuerpo. El incienso favorece la función celular y mejora la salud general. * Según mi experiencia, los aceites de jengibre, menta, lavanda y cítricos pueden ayudar a aliviar los problemas relacionados con el embarazo, como las náuseas, el desequilibrio emocional y otras molestias comunes. * También es importante recordar que, durante el embarazo, muchas mujeres son especialmente sensibles. Puede ser necesario ajustar la cantidad, los métodos de aplicación o las proporciones de dilución para tener en cuenta estas sensibilidades aumentadas.

Del mismo modo que podemos clasificar los aceites esenciales en función de sus diferencias químicas, podemos clasificarlos en función de su aroma. Hay tres grupos principales de aromas: aceites calmantes, aceites estimulantes y aceites equilibrantes. Sin embargo, lo interesante es que no podemos separar el aroma de la química. Cuando examinamos los aceites que son estimulantes, observamos la interacción entre el aroma y la química que permite que estos aceites afecten sistémicamente al organismo.
Difundir un aceite estimulante durante los meses de invierno puede mejorar el estado de ánimo y también puede ser estimulante para otros sistemas corporales. Los aceites esenciales que encajan en esta categoría son los que tienen notas altas diferentes, como la albahaca, la hierba limón, la menta, el eucalipto y todos los aceites cítricos. Una de mis combinaciones favoritas es la de naranja silvestre mezclada con menta. Estos aceites se utilizan con mayor eficacia en un difusor o aplicándolos sobre la piel.

Una alergia es el resultado de que el sistema inmunitario identifique erróneamente una sustancia como nociva y cree anticuerpos para combatirla, lo que provoca diversos efectos secundarios. Una reacción alérgica a una planta está causada por los materiales que contienen proteínas de una planta (es decir, la semilla, la hoja o el fruto propiamente dichos). Los aceites esenciales puros no contienen estas moléculas complejas, que son la causa principal de las alergias. Aunque es poco probable que se produzca una reacción alérgica, esto no significa que se puedan utilizar aceites esenciales de forma irresponsable sin riesgo. Siempre se recomienda comprender el uso adecuado de un aceite esencial, independientemente de las circunstancias. Si te preocupan las sensibilidades o interacciones con otros planes de tratamiento, consulta a tu médico o profesional sanitario para obtener orientación adicional.