Blog

El TDAH como superpotencia, ¿cómo pueden ayudar los aceites esenciales a las personas con TDAH?

¿Sabías que con tu TDAH puedes hacer algo que la mayoría de la gente no puede?

“Tu marido tiene TDAH. Eso significa que, como esposa, se te ha pedido que organices tu vida para que él pueda funcionar mejor. Al fin y al cabo, no puede hacerlo por sí mismo. Te necesita”. Recuerdo que miré a la joven terapeuta ensangrentada y pensé: ‘¿Le han arrancado el orinal? ¿Cómo puede amontonar más heno en mi ya repleta lista de cosas por hacer? Probablemente vio que no estaba contenta y juntó las mandíbulas. Luego volvió a repetirlo, pero más despacio.
Miré a mi marido. Tenía las manos sobre el regazo y se miraba las puntas de los zapatos. Al sentir mi mirada clavada en él, me miró. Y el interruptor que había en mí se encendió. Toda resistencia se desvaneció. “Vale”, dije, “¿cómo lo hacemos?”.

Es muy probable que seas neurotípico. Eso significa que puedes funcionar neurológicamente de forma que te resulte fácil determinar lo que es importante. Si tienes varias tareas, puedes determinar cuáles son las más importantes y completarlas por orden de importancia. Además, normalmente podrás hacer esas tareas que no te apetecen. También haces cosas porque entiendes que a otra persona le importan (padres, profesor, jefe, pareja). Sólo porque puedas superarlo, que no estés precisamente motivado para ello, pero ahora hay que hacerlo. “Al fin y al cabo, alguien tiene que hacerlo”, ¡cierto!

Entonces es bastante difícil trabajar con un colega que no puede hacerlo. O vivir con una pareja que “siempre se olvida de todo”. O tener un hijo que nunca quiere hacer los deberes ni aprender ni ir a la escuela por sí mismo.
Por tanto, uno -y contigo muchas otras personas “neurotípicas”- se apresura mucho a juzgar a esas personas “vagas” con su “cerebro disperso” y, por tanto, le gusta suponer una intención negativa detrás de su comportamiento. Porque no puedes entender cómo es posible que, tras repetidos recordatorios, alguien siga sin terminar algo.

¿No es de extrañar, entonces, que las personas con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o también una forma de neurodiversidad) suelan tener poca autoestima y sufran a menudo sentimientos de depresión y miedo al fracaso? Puedes culpar de ello al “sistema”, o a “la sociedad” en la que vivimos y en la que las cosas tienen que acabarse de una determinada manera y a menudo a tiempo. Pero ése no es el principal culpable de la miseria de las personas neurodiversas. Por desgracia, los culpables son la mayoría de las personas de nuestra sociedad, los neurotípicos, con todos sus (pre)juicios y expectativas. Personas, que aplican su vara de medir a personas, que funcionan neurológicamente de forma completamente distinta a como lo hace la mayoría. A menudo se debe a que no sabemos lo suficiente sobre el TDAH.

Alguien con un sistema nervioso TDAH es incapaz de utilizar la idea de importancia o de recompensa para iniciar y completar con éxito una tarea. La incapacidad de utilizar la importancia y las recompensas para motivarse tiene un impacto de por vida en la vida de las personas con TDAH:

  • Las personas con TDAH no encajan en el sistema escolar estándar, que se basa en repetir lo que otra persona considera importante y relevante.
  • Las personas con TDAH no prosperan en el trabajo estándar que paga a la gente por trabajar en lo que otra persona (es decir, el jefe) cree que es importante.
  • Las personas con TDAH son desorganizadas porque casi todos los sistemas organizativos que existen se basan en dos cosas -la priorización y la gestión del tiempo- que a las personas con TDAH no se les dan bien.
  • A las personas con TDAH les cuesta elegir entre alternativas porque todo tiene la misma poca importancia. Para ellos, todas las alternativas son iguales.

La terapia para personas con TDAH intenta nivelar el campo de juego neurológico con medicación, de modo que el afectado de TDAH tenga capacidad de atención, control de los impulsos y capacidad de estar tranquilo por dentro. Sin embargo, la medicación para el TDAH a menudo no es suficiente. Una persona puede tomar la medicación adecuada en la dosis adecuada, pero nada cambiará si sigue abordando las tareas con estrategias neurotípicas.

El sistema nervioso del TDAH regula la atención y las emociones de una forma única y especial, muy diferente del sistema nervioso de las personas sin neurodiversidad. Esto también tiene muchos aspectos positivos. Por tanto, no estamos hablando de un sistema nervioso dañado o defectuoso. Por tanto, la palabra “desorden” es totalmente inadecuada en este caso. El sistema nervioso del TDAH funciona perfectamente, con sus propias reglas.
¿Sabías, por un lado, que las personas con TDAH suelen tener problemas en la escuela, pero suelen ser personas con un cociente intelectual superior a la media? También utilizan ese cociente intelectual superior de formas distintas a las personas neurotípicas. Son capaces de abordar problemas con los que otros luchan, ideando soluciones que nadie más ha visto. Desde entonces me han permitido saber que las personas con TDAH nacen con una especie de “superpoder”. ¡Y me gustaría arrojar luz sobre eso también!

Si las personas neurotípicas tienen una capacidad de atención de 0-10, ¡podría decirse que alguien con TDAH la tiene de 0-5 y de 12-20! Fallan mucho en el área de 5-10, pero a partir de 12, ¡ahí es donde llegan hasta el final! Ahí es donde los “normalos” nunca podrán llegar.

A las personas con TDAH no les falta atención. Pero la cuestión es que prestan demasiada atención a todo. Tienen cuatro o cinco cosas en la cabeza a la vez, prestando una atención incoherente. ¡Añade a eso la incapacidad de elegir, qué reto merece prioridad et voilá! Esto crea un problema.

De la no focalización a la superfocalización

Todas las personas con TDAH saben que pueden ponerse “en la zona” varias veces al día. ¡Entonces están hiperconcentrados en lo que tiene su atención! Cuando están en la zona, no tienen restricciones, y los déficits de la función ejecutiva que pudieran tener antes de entrar en la zona desaparecen. ¡A menudo incluso funcionan a un nivel extraordinario! Las personas con TDAH saben que son listas e inteligentes, pero nunca pueden estar seguras de si sus capacidades aflorarán cuando las necesiten. El hecho de que los síntomas y las alteraciones aparezcan y desaparezcan a lo largo del día es el sello distintivo del TDAH. Esto es bastante frustrante.

Las personas con TDAH entran en la zona principalmente porque les interesa o intriga lo que están haciendo. Por tanto, se puede decir que tienen un sistema nervioso basado en los intereses. Así que esto puede parecer poco fiable o egoísta. El sistema nervioso del TDAH quiere hacer las cosas que le gustan. Por eso la procrastinación es una alteración casi universal en las personas con TDAH. Quieren terminar su trabajo, pero no pueden empezarlo hasta que la tarea se vuelve interesante, desafiante o urgente. La mayoría de las personas con TDAH del sistema nervioso pueden dedicarse a una tarea cuando ésta es urgente: un plazo límite, por ejemplo.
Los TDAH también entran en la zona cuando se les desafía o se les arroja a un entorno competitivo. A veces, una tarea nueva o interesante capta su atención. Sin embargo, la novedad dura poco y todo envejece al cabo de un tiempo.

Si tienes TDAH, lo mejor que puedes hacer por ti es afrontar tu reto de forma positiva. En lugar de centrarte en lo que te falta, averigua cómo entrar en la zona. Empieza a escribir cómo entras en la zona. Lleva contigo un bloc de notas o utiliza tu smartphone para hacerlo en el momento. Al cabo de un tiempo, habrás recopilado diferentes técnicas que sabes que te funcionarán.

Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Cómo es que ahora estoy en la zona?
  • ¿En qué circunstancias tengo éxito?
  • ¿Cuándo tengo éxitos en mi vida actual?
  • ¿Estoy en la zona porque estoy intrigado? Si es así, ¿qué es lo que me intriga específicamente en esta tarea o situación?
  • ¿Es porque me siento desafiado? Si es así, ¿qué hay en la situación que haga aflorar mi espíritu competitivo?
  • También puedes hacerlo como padre o madre junto a tu hijo o con él. Haz preguntas a tu hijo cuando veas que está completamente absorto en un juego o actividad. Así, tu hijo puede conocer mejor su sistema nervioso y, por tanto, ver mejor sus puntos fuertes. Y esto también te va a ayudar a ti, como padre, a ver mejor a tu hijo y, por tanto, a apoyarle mejor.

No puedes convertir a alguien con TDAH en una persona neurotípica. NUNCA van a funcionar como el resto del mundo. Cuanto antes hagas las paces con esto, mejor.

Estaría loco si afirmara aquí ahora que podemos curar a las personas con TDAH dejándoles oler aceites esenciales. ¡Eso no es cierto! Pero podemos utilizar los aceites esenciales de forma útil para orientar a alguien con TDAH.

¿Cómo pueden ayudar los aceites esenciales a las personas con TDAH?

Los aromas interactúan con tu sistema nervioso y tus emociones de forma rápida y contundente. ¡Oler un aroma determinado puede influir en tus emociones! Del mismo modo, puedes relacionar determinados aromas con una situación y con tus sentimientos durante esa situación.

Esto es lo que hacemos cuando recomendamos, por ejemplo, un ritual de “irse a la cama” para los niños pequeños.

30 minutos antes de acostarse, enciende el difusor en su habitación. Cada vez con el mismo aroma. Pronto, el sistema nervioso establece la conexión de que, tras percibir este aroma, viene el descanso. Así que este mismo aroma puede ayudarte a desconectar mejor por la noche o a relajarte en una situación estresante durante el día.
Por supuesto, también puedes hacer esto en otras situaciones y utilizarlo de forma muy útil para ti mismo: supongamos que descubres que una determinada actividad (dibujar, escuchar música, pasear) te facilita entrar en la zona. A continuación, combina esta actividad con un aceite concreto que te guste en tu difusor, o échate 1-2 gotas en la mano o utiliza el aceite en un roll-on sobre la piel e inhala y hazlo cada vez que realices esa actividad.
De ese modo, podrás ponerte “en la zona” más fácilmente y tal vez incluso hacer más agradable una tarea desagradable. También es una idea cambiar de aroma más a menudo, para excitar la sensación de “nuevo”, que puede motivarte.

Agitación y arrebatos emocionales en el TDAH

Hay muchas características del TDAH que dificultan el control de la ira. Quizá el más fuerte sea el deterioro de la función ejecutiva y la inhibición, que conduce a respuestas precipitadas ante la frustración y la impaciencia. Las personas con TDAH también sienten las emociones más intensamente que las personas neurotípicas, lo que hace que reaccionen de forma exagerada ante situaciones o experiencias ante las que la mayoría de la gente reaccionaría razonablemente. Cuando se combinan las escasas habilidades de memoria de trabajo, típicas de las personas con TDAH, con la impulsividad emocional, una persona puede no decir las cosas correctas o realizar las acciones adecuadas cuando está frustrada o enfadada. Si añades a la mezcla una mala imagen de ti mismo y un sueño insuficiente, entenderás perfectamente por qué a las personas con TDAH les cuesta más regular sus emociones o se quedan “atrapadas” en una emoción concreta durante más tiempo.

La dopamina es una sustancia química del cerebro que interviene en la regulación de la cognición, la memoria, la motivación, el estado de ánimo, la atención y el aprendizaje. Los niveles de dopamina pueden afectar al estado de ánimo, la atención, la motivación y la actividad física de una persona. La dopamina también regula el sistema de recompensa del cerebro, y sus niveles aumentan en el cerebro cuando una persona experimenta algo placentero. Las personas con TDAH pueden tener una mayor concentración de transportadores de dopamina en el cerebro. Estos transportadores eliminan la dopamina de las células cerebrales. Si hay más transportadores en una zona del cerebro, lo hacen demasiado deprisa, dando a la dopamina menos tiempo para ejercer su acción. Esto puede hacer que los niveles de dopamina caigan en picado.
Los síntomas de niveles bajos de dopamina incluyen la pérdida de placer en cosas que antes te resultaban agradables, falta de motivación y apatía, dificultades en la toma de decisiones y en la regulación del sueño.

Debido a la falta de dopamina, las personas con TDAH son más propensas a comer tentempiés dulces y salados porque esto les crea la sensación de “satisfacción”.
Se podría argumentar que las personas con TDAH están “programadas químicamente” para buscar “más”. Comer hidratos de carbono, por ejemplo, desencadena una oleada de dopamina en el cerebro. La necesidad de sentirse “saciado” puede llevar a comer compulsivamente.
En consecuencia, las personas con TDAH pueden ser más propensas a la obesidad.

Los 3 consejos más importantes para prevenir la obesidad en personas con TDAH:

  • Come varias minicomidas a lo largo del día (pastoreo) para proporcionar una fuente de estimulación continua, que puede reducir la sensación de inquietud en las personas con TDAH.
  • Evita comer impulsivamente creando un “entorno alimentario” que promueva una alimentación sana. Eso significa eliminar de tu casa las patatas fritas, el chocolate y otros tentempiés que favorecen los atracones, mientras te abasteces de comidas y tentempiés nutritivos que requieren poca preparación. Los palitos de mozzarella semidesnatada, los huevos duros, el yogur, las barritas de proteínas, los frutos secos, las manzanas y las naranjas son opciones estupendas.
  • Con el ejercicio regular, los adultos con TDAH pueden aumentar los niveles basales de dopamina y norepinefrina estimulando el crecimiento de nuevos receptores en determinadas regiones cerebrales, regulando más la atención y reduciendo la tentación de aumentar la dopamina mediante la comida.

Los micronutrientes más importantes para las personas con TDAH

El uso de suplementos nutricionales cambia las reglas del juego. Obtener más nutrientes es importante para todos, seamos neurotípicos o no. Puedes encontrar muchos estudios diferentes y en casi todas partes se puede leer la conclusión de que existen pruebas contradictorias sobre la eficacia de la suplementación. Sin embargo, eso es exactamente lo que yo esperaría. ¿Por qué? ¡Porque no hay dos cuerpos iguales!

Dos personas con síntomas de TDAH pueden tener deficiencias nutricionales diferentes. También pueden responder de forma diferente a la suplementación debido a diferencias en su genética y digestión. Pueden haber recibido una forma diferente del mismo suplemento. Incluso responderán de forma diferente a los suplementos dependiendo de la cantidad de estrés que hayan experimentado al tomarlos.

Esto dificulta el tratamiento del TDAH con nutrientes si buscas un protocolo general que se adapte a todos.

Esto demuestra por qué, si no tienen tiempo o conocimientos para un enfoque individualizado, los médicos no suelen aconsejar los nutrientes como herramienta de tratamiento. Pero eso no significa que no pueda hacerse.

Las personas con TDAH, al igual que los neurotípicos, pueden beneficiarse de los nutrientes naturales, que favorecen el equilibrio emocional.

Quizá sea aún más importante para las personas con TDAH optar por un apoyo natural, ya que las deficiencias, además de la (dis)función neurológica, pueden causar aún más irritabilidad.

Hay muchos micronutrientes diferentes, que se han investigado en estudios.
La vitamina B12 y el ácido fólico son necesarios para la producción de norepinefrina, serotonina y dopamina. La noradrenalina y la serotonina son neurotransmisores cerebrales que influyen en los patrones de comportamiento mental y en los estados de ánimo.

El hierro, la vitamina B3 y la vitamina B6 también pueden ayudar a aumentar los niveles de dopamina.

Los suplementos dietéticos ácidos grasos omega-3, inositol y N-acetilcisteína han mostrado mejoras en los síntomas de desregulación emocional.

Los probióticos, el Ginkgo Biloba, el Kurkumin, el aceite de orégano, el magnesio y la vitamina D tienen un efecto positivo sobre el metabolismo de la dopamina. El ginseng también puede aumentar los niveles de dopamina en los seres humanos, sobre todo en los que padecen TDAH, pero se necesita más investigación.

¿Ahora tienes que comprar todas esas telas por separado? No, ¡puede ser mucho más fácil! El Paquete Vitalidad para toda la vida de doTERRA es un completo suplemento nutricional diario que proporciona a nuestro cuerpo un impulso extra para gozar de salud durante toda la vida.

La composición de cada una de las tres partes del paquete Vitalidad para toda la vida aborda aspectos específicos de nuestras necesidades nutricionales.

MicroPlex VMz es una fórmula equilibrada de 22 vitaminas y minerales esenciales. Por tanto, se trata de un multivitamínico que proporciona el equilibrio justo sin sobredosis. También tiene una combinación equilibrada de minerales como el zinc, el hierro y el selenio.

Entre otras cosas, xEOmega aporta ácidos grasos omega-3, que son ácidos grasos poliinsaturados esenciales para la construcción celular del organismo.

Alpha CRS+ es la formulación patentada de doTERRA de productos botánicos de apoyo celular. En pocas palabras, se trata de una potencia de adaptógenos, antioxidantes y polifenoles vegetales, que ofrecen al organismo protección y apoyo a los sistemas celulares clave.

Mi consejo es combinar la LLV con TerraZyme de doTERRA; son enzimas que te ayudan a sacar más partido de tus alimentos y suplementos. Por tanto, también es una buena idea tomar una cápsula de Terrazyme con cada comida para obtener aún más nutrientes de los alimentos.

La carencia de nutrientes es un factor de estrés invisible para tu cuerpo y tu sistema nervioso. Si puedes eliminar esto, entonces ya has recorrido un largo camino hacia un yo más tranquilo, hacia estar más en equilibrio contigo mismo.

La composición de tu microbioma también puede influir en muchos procesos de tu organismo y, sin duda, afecta a tu estado de ánimo y a tu capacidad para afrontar el estrés. PB Assist+ es una fórmula patentada que contiene fibra prebiótica y seis hebras de microorganismos probióticos en una cápsula vegetal única de doble capa.

Puedes hacer progresos sólidos examinando los pilares clave de la función corporal y añadiendo nutrientes, eliminando alimentos irritantes y mejorando la salud intestinal para apoyarlos.

Los nutrientes pueden ayudar con el TDAH.

 

Carrito

¡Boletín lleno de inspiración, consejos sobre el aceite y grandes ofertas!

Top Menu Newsletter Registration ES
Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Tienda
0 Lista de deseos
0 artículos Carrito
Mi cuenta