El poder de las enzimas

Clave para un cuerpo y una mente sanos

Las enzimas son catalizadores y aceleran todos los procesos bioquímicos del organismo.
Para cambiar y renovarse a lo largo de la vida, nuestro cuerpo necesita muchas enzimas diferentes (actualmente se han identificado unas 3.000 enzimas).

Las enzimas son especialistas que descomponen o también sintetizan sustancias muy concretas. Son las sustancias activas las que mantienen en marcha el metabolismo. La liberación de enzimas digestivas comienza cuando pensamos en la comida, olemos la comida, pero como muy tarde en el primer bocado.

Las enzimas se producen en el páncreas como precursores inactivos para proteger al órgano de su propia digestión por las enzimas. Las enzimas se activan en el duodeno y descomponen los componentes de los alimentos en sus componentes básicos. Las enzimas también se encuentran en la saliva.

Las enzimas ayudan a la digestión

Las enzimas digestivas son vitales. Sin ellos, ninguno de los componentes nutricionales vitales, vitaminas y minerales entrarían en nuestro organismo. En pocas palabras: nuestro cuerpo no funcionaría sin ellas.

Las enzimas digestivas se especializan en determinados nutrientes. Las llamadas peptidasas o proteasas descomponen las proteínas de los alimentos. Las amilasas, en cambio, se encargan de procesar los hidratos de carbono de cadena larga, como el almidón. Los bloques de azúcar resultantes son procesados posteriormente por otras enzimas especializadas, como la lactasa (para el azúcar de la leche) y otras enzimas que dividen el azúcar. Además de las proteasas y las amilasas, las lipasas son algunas de las enzimas que desempeñan un papel importante en nuestra digestión. Las lipasas se encargan de descomponer las grasas.

Las tareas de las enzimas en el tubo digestivo también incluyen descomponer los componentes de los alimentos que no son buenos para nosotros. Una de estas llamadas enzimas protectoras es la DiAminOxidasa, enzima DAO para abreviar. Descompone el exceso de histamina en el intestino.

Estructura de las enzimas

Todas las enzimas constan de dos partes: la molécula proteica grande (apoenzima) y la coenzima más pequeña, que suele ser una vitamina o un mineral.

Sin la coenzima, la apoenzima no puede realizar su función; juntas, las dos forman una unidad eficaz: la holoenzima.
Tenemos que absorber absolutamente el material coenzimático con los alimentos, de lo contrario el equilibrio enzimático se desequilibra y enfermamos.

Por tanto, es muy importante un aporte adecuado de vitaminas y minerales a través de los alimentos y los complementos nutricionales.

Pero con el aumento de las exigencias a las que se ven sometidas las personas hoy en día (por ejemplo, el estrés, las toxinas ambientales, etc.) y la mala alimentación, el cuerpo ya no puede producir por sí mismo suficientes enzimas preservadoras de la salud. La producción de enzimas también disminuye con la edad.

Síntomas de las deficiencias enzimáticas

Es probable que una célula mal nutrida (pobre en vitaminas) tenga inicialmente muchas enzimas sin la coenzima correspondiente y realice sus tareas en pasos cada vez más lentos hasta que recupere la nutrición necesaria, o hasta que finalmente muera.

Esto explica por qué la carencia de vitaminas o incluso de minerales no tiene efectos a corto plazo. Tras unas semanas o meses de desnutrición crónica, aparecen lentamente síntomas de deficiencia.

Las células primero funcionan con menos efecto y un día mueren y ciertos tejidos y órganos se vuelven cada vez más enfermos.

También se nota en el exterior: La piel se arruga, el pelo se vuelve fino y gris. Glándulas, nervios y músculos, todo el cuerpo se debilita. Porque son precisamente las enzimas las que siempre están “haciendo nuevo de lo viejo”.

Las enzimas también necesitan unas condiciones de trabajo adecuadas, la temperatura corporal no debe superar los 40 grados y debe darse el nivel de pH adecuado.

Con una deficiencia enzimática, ya sea de nacimiento o adquirida sólo durante la vida, pueden producirse muchos problemas de salud.
Los problemas intestinales se producen cuando hay deficiencia de enzimas digestivas.
Pero los siguientes síntomas también pueden indicar una deficiencia enzimática aislada o múltiple:

* Dolores de cabeza
* Cambios en la piel
* Picor
* Ataques de asma
* fiebre
* Depresión
* Fatiga
* Hiperactividad
* Mareos
* Hipertensión arterial
* Aumento de los niveles de azúcar en sangre
* Aumento de los lípidos sanguíneos
* Hígado graso no alcohólico

Los síntomas pueden aparecer por separado o en diversas combinaciones, normalmente tras la ingestión de determinados alimentos.

Terapia enzimática - tan antigua como la humanidad

Utilizar enzimas como terapia no es nada nuevo, sino un remedio natural a base de plantas basado en conocimientos empíricos.

La Biblia describe al rey Ezequías, enfermo de cáncer, pidiendo alivio a Dios. A través del profeta Isaías llegó la sugerencia terapéutica “divina”: un emplasto de higos sobre la úlcera y el rey mejoró.

Este caso podría considerarse el más antiguo documentado de terapia enzimática en cáncer con curación completa.

Los pueblos primitivos de Asia, África, América y Australia también conocen y utilizan partes de plantas ricas en enzimas para heridas, úlceras y otras enfermedades.

Los zumos de árbol o frutas trituradas como la piña o la papaya tienen unos niveles especialmente altos de enzimas disolventes de proteínas, las proteasas.

La investigación específica de las enzimas en medicina comenzó en el siglo XIX. La detección de la actividad enzimática en sangre, saliva, jugo gástrico, orina, líquido cefalorraquídeo, líquido amniótico y secreciones pancreáticas revolucionó el diagnóstico. Las enzimas se utilizan no sólo en el diagnóstico, sino también como terapia. Actualmente, la medicina ha logrado sus mayores éxitos con el tratamiento enzimoterapéutico de los trastornos circulatorios. Pero las enzimas también se utilizan mucho para facilitar la digestión.

La terapia enzimática es aún más amplia y puede apoyar y restablecer decisivamente la función saludable de todos los sistemas corporales: Sistema inmunitario, sistema musculoesquelético (músculos, ligamentos, huesos), vasos sanguíneos, tubo digestivo, piel y tejidos, así como respuestas inflamatorias sanas, protección contra los radicales libres, función hepática sana (digestión de grasas y eliminación de toxinas).

Enzimas en los alimentos

Un alto contenido de alimentos frescos crudos en nuestra dieta diaria ayuda a proporcionar al organismo suficientes enzimas, ya que todas las frutas y verduras crudas frescas contienen enzimas. Las verduras crudas deben estar en el menú todos los días. La piña, el mango, la papaya, el plátano, el kiwi, la manzana, el higo, la uva, el dátil, el jengibre, el aguacate, la lechuga y los brotes son especialmente ricos en enzimas.Pero la miel y los alimentos fermentados como el chucrut, el kimchi, el kéfir y el miso también son muy ricos en enzimas.Tomar un suplemento dietético con enzimas digestivas favorece una digestión saludable (de proteínas, grasas, fibra y carbohidratos), promueve el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal y una mucosa sana.Las enzimas digestivas se toman con las comidas para que puedan “actuar” sobre los alimentos.Así, pueden ayudarnos a “liberar” la energía de los alimentos para nuestro organismo, para una energía vital óptima y unas funciones corporales sanas.

doTERRA Suplementos con enzimas

Tanto el complejo de desintoxicación doTERRA Zendocrine con sistema de administración de enzimas como el doTERRA Terrazyme son productos de alta calidad que contienen enzimas para ayudar al organismo. Sin embargo, el complejo de desintoxicación doTERRA Zendocrine está especialmente diseñado para ayudar al organismo a desintoxicarse y eliminar los productos de desecho del cuerpo. Contiene un sistema único de administración enzimática para mejorar la absorción de las enzimas, permitiendo que actúen con rapidez y eficacia.

Por otro lado, doTERRA Terrazyme es un suplemento enzimático general que ayuda a digerir los alimentos y a optimizar la absorción de los nutrientes de los alimentos que ingerimos. Contiene una mezcla de distintas enzimas, como proteasas, amilasas y lipasas, para descomponer y digerir distintos tipos de alimentos.

El funcionamiento de las enzimas en el organismo es esencial para mantener una buena salud. Las enzimas ayudan a descomponer los nutrientes y los desechos del organismo y desempeñan un papel importante en la digestión, el sistema inmunitario y la desintoxicación. El sistema de administración del complejo de desintoxicación doTERRA Zendocrine está diseñado para suministrar enzimas al organismo de forma rápida y eficaz, lo que puede ayudar a favorecer los procesos naturales de desintoxicación del cuerpo.

En definitiva, tanto el complejo de desintoxicación doTERRA Zendocrine con sistema de administración de enzimas como el doTERRA Terrazyme son excelentes productos con enzimas que apoyan al organismo y ayudan a mantener una buena salud. La diferencia radica principalmente en la finalidad específica de los productos y en la mezcla de enzimas que contienen.

Carrito

¡Boletín lleno de inspiración, consejos sobre el aceite y grandes ofertas!

Top Menu Newsletter Registration ES
Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Nuestra puntuación en www.aromapro.nl/ a WebwinkelKeur Opiniones es 8.0/10 basado en 3 opiniones.
Tienda
0 Lista de deseos
0 artículos Carrito
Mi cuenta